Crítica de “Sin límites” (Limitless)

 

 

 

 

“Para alguien con un CI de cuatro dígitos debo haber pasado algo por alto”. Dicen que solo usamos un pequeño porcentaje del total de nuestro cerebro. ¿Pero, que pasaría si existiera algo que nos permitiera utilizar todo nuestro potencial al máximo y aumentar nuestra inteligencia exponencialmente? ¿Qué harían si tuvieran la posibilidad de ser la mejor versión de ustedes mismos? Básicamente esa es la premisa del estreno de esta semana, que explora los misteriosos e intrincados caminos del cerebro humano y a la vez demuestra que, a mayor inteligencia también serán mayores los obstáculos a sortear.

Eddie Morra (Bradley Cooper) es un escritor que consigue el primer contrato para publicar su libro pero sufre un bloqueo creativo y, para colmo, su novia (la bellísima Abbie Cornish) lo deja, cansada de estar al lado de un hombre a la deriva. Desesperado y sin saber qué hacer, Eddie se cruza con su ex cuñado al que no veía hace muchos años, quien luego de una charla le ofrece NZT, una nueva droga que termina con el bloqueo y le permite acceder a toda aquella información que alguna vez vio, leyó o escuchó y está alojada en algún lugar del cerebro. Sin embargo, lo que en un principio le permite ser brillante, se convertirá en un problema cuando aumente la dosis y la droga empiece a producir efectos secundarios.

Gradualmente iremos viendo cambios en Eddie, tanto internos como externos: primero vemos a un Bradley Cooper sucio y desprolijo que conforme va consumiendo el NZT irá mejorando no solo su forma de hablar sino también su aspecto físico. Es así que decide abandonar la escritura y sacarle provecho al NZT al entrar al mundo financiero. Es ahí que entra en escena Carl Von Loon (Robert De Niro), un poderoso millonario que se ve sorprendido e intrigado por el meteórico ascenso de Eddie en el mundo de las finanzas. A partir de ese momento, un mafioso y un misterioso hombre que lo acecha le complicarán la vida al personaje de Cooper, más allá de la inteligencia superior que este tenga.

Uno de los mejores aspectos de Sin límites, técnicamente hablando, son los grandes efectos especiales (presten especial atención a los títulos iniciales), que no solo están muy bien usado y justificados sino que también nos dan una mejor perspectiva de lo que vive el personaje cuando está bajo los efectos de la droga. Además, el director Neil Burger (El ilusionista) plantea una puesta de cámaras interesante que van muy bien con la historia. En cuanto a las actuaciones: Bradley Cooper lleva muy bien la historia con un personaje que atraviesa grandes cambios en su vida y De Niro parece un poco desaprovechado en un papel menor, aunque es el gran contrapunto de Eddie durante el poco tiempo que tiene en pantalla.

Sin límites resulta una película muy disfrutable y por momentos atrapante, con una historia bastante original en comparación con lo que se puede ver actualmente. Sin dudas, una opción “inteligente” para ver esta semana.

 

Titulo original: Limitless.

Género: Suspenso, Ciencia Ficción.

Dirección: Neil Burger.

Intérpretes: Bradley Cooper, Robert De Niro, Abbie Cornish, Andrew Howard.

Origen: Estados Unidos (2011).

Duración: 105 minutos.

Formato: 35 mm.

Clasificación: Apta para mayores de 16 años.

Estreno: 08 de septiembre de 2011.

Calificación: Buena.

Anuncios

Acerca de blogsoypochoclero

Noticias y todo lo referido al mundo del cine. Bien al estilo pochoclero.
Esta entrada fue publicada en Críticas y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s