Crítica de “Balada triste de trompeta”

 

 

 

 

“- ¿Tú por qué quieres ser payaso? ¿Y usted? Por que si no fuera payaso sería un asesino. Pues yo también”. Álex de la Iglesia vuelve al cine luego de tres años (su última película fue Los crímenes de Oxford) para meterse con lo más oscuro de la historia española en Balada triste de trompeta. El film es crudo, bizarro, visceral y, por momentos, divertidamente exagerado, todo esto lo convierte en el relato más arriesgado del director hasta la fecha, ante el cual ningún espectador podrá permanecer indiferente.

Esta última película de Álex de la Iglesia tiene en su secuencia de apertura una gran escena que plantea con maestría el tono de lo que será el film: no creo que haga falta decir algo más cuando se ve a un payaso (Santiago Segura) que se une a la milicia para mutilar soldados con un machete. La historia del film arranca en 1937, durante el último tramo de la Guerra Civil Española y el posterior comienzo de la dictadura Franquista, cuando Javier (Carlos Areces) era solo un niño y ve morir a su padre (Segura). Tiempo después, en 1973, vemos como Javier heredó la faceta artística de su padre y, junto con su trágica historia personal, decide unirse a un circo para hacer el papel del “payaso triste”, ¿cuál otro sino?

Allí en el circo lo espera una amplia galería de personajes entre los que se destacan Sergio (Antonio de la Torre), el dueño del circo, y su complicada pero irresistible novia, la trapecista Natalia (interpretada por la bellísima Carolina Bang). Poco a poco, la relación entre Javier y Natalia irá creciendo hasta convertirse en un amor prohibido que en definitiva será la causa de todo lo que ocurra después, así como una gran metáfora de la época turbulenta que viven los protagonistas. Además, veremos como Javier irá transformándose en una persona llena de odio y resentimiento, en parte por su experiencia de vida y también por los maltratos constantes de Sergio hacia Natalia.

Es así que la historia se convertirá en un triángulo de amor bizarro que oscila entre lo grotesco y lo aberrante. Y tal como ocurriera en otra película del director como Muertos de risa (también con S. Segura) vemos como dos personajes antagónicos llevan su enemistad hasta límites insospechados y, por qué no, ridículos. El espíritu retro/bizarro del film también se ve plasmado en su estética como en los temas de la banda de sonido utilizados, que van desde Tengo el corazón contento de Palito Ortega hasta la canción homónima de Raphael que da título a la película.

En cuanto al rubro técnico no hay mucho que objetar ya que de la Iglesia pone toda su experiencia en juego para hacer del film un placer visual, más allá de que lo que se vea diste mucho de serlo. Las actuaciones también están a un nivel superlativo y sin dudas el que se destaca es Carlos Areces, quien compone un personaje muy rico y complejo que se roba la película.

En definitiva, Balada triste de trompeta da como resultado una obra única e inclasificable, llena de psicodelia pero no por eso menos comprometida con la historia más negra de España. Obviamente no es una película fácil de digerir y lo será mucho menos para el gran público, aunque quizás ese sea su mayor patrimonio. Una buena opción para ver algo diferente en cartelera y romper un poco el molde de las fórmulas estructuradas.

 

Titulo original: Balada triste de trompeta.

Género: Drama.

Dirección: Álex de la Iglesia.

Intérpretes: Carlos Areces, Antonio De La Torre, Carolina Bang, Sancho García, Juan Luis Galiardo, Enrique Villén, Manuel Tallafé, Manuel Tejada, García Olayo, Santiago Segura, Roberto Alamo, Fofito, Sasha Di Benedetto, Jorge Clemente, Juana Cordero, Luis Varela, Terele Pavez, Fran Perea.

Origen: España – Francia (2010).

Duración: 105 minutos.

Formato: 35 mm

Clasificación: Apta para mayores de 16 años.

Calificación: Muy buena.

Dato curioso: Alfonso Aragón (Fofito), hijo del recordado miembro del grupo Gaby, Fofó y Miliki interpreta  a uno de los payasos del circo.

Anuncios

Acerca de blogsoypochoclero

Noticias y todo lo referido al mundo del cine. Bien al estilo pochoclero.
Esta entrada fue publicada en Críticas y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s